Carmen Jerez

Tengo la inmensa emoción de comunicaros que, gracias a Dios, puedo darme hoy de baja en vuestra asociación, pues mi pequeña Laura hace tiempo que   no tiene el diagnóstico de autismo.  

Me hubiera dado de baja antes, pero lo cierto es que, me ayudasteis mucho y os tengo un cariño especial.  

Pero ahora que es una niña tan alegre y vivaracha y, que por ejemplo en su colegio, no conocen la pesadilla que vivimos cuando era pequeñita, no me parece bien mantenerla como paciente de AVA.
 
Sigo luchando contra el autismo pero de otras formas, por ejemplo todos los dentistas de la Sanidad Pública en Cádiz conocen los efectos neurotóxicos de las amalgamas, pues me encargué que el director médico de distrito distribuyera la información ...en fin que todos seguimos con un fin común y que aunque ya no esté en la asociación conteis conmigo  para lo que querais.
 
 Un abrazo a todos y a vuestros pequeños tan especiales y que tanto nos enseñan cada día.

 Gracias por todo.