Xabi

Salir del autismo por la comida

Seis niños gallegos se someten con éxito a una terapia alimentaria que elimina los tóxicos y refuerza los minerales

Xabi, de ocho años, dejó de tener ataques de rabia en pocos días y al cabo de unos meses empezó a sonreír

«No dudo que haya algo intelectual, pero hasta donde yo sé la enfermedad de mi hijo es intestinal, hepática y pancreática». Quien dice esto no es el padre de un niño con una rara diabetes, sino con autismo. Xabi tiene ocho años y síndrome de Asperger (una de las más livianas enfermedades del espectro autista) y desde hace año y medio vive sin ataques de rabia, cuando antes tenía tres al día. «Puede sonar extraño para quien no conozca esta enfermedad, pero nuestra vida era un infierno y ahora es una maravilla», dice sincero Maximino Pinal, el padre de Xabi.

Desde que tiene poco más de seis años, Xabi sigue una estricta dieta con el objetivo de desintoxicarlo y remineralizarlo, una propuesta alternativa que se ha importado de Estados Unidos y que tiene el nombre de protocolo DAN (las siglas de Defeat Autism Now, 'vencer al autismo ahora' en inglés). El protocolo DAN se aplica actualmente en seis niños gallegos con autismo, y los controles médicos ?-que suelen ser trimestrales- se tienen que hacer fuera de Galicia, en Barcelona o Andalucía. Para Maximino Pinal el cambio de su hijo es increíble: «Si hace dos años me dicen cuál es la progresión de mi hijo, seguramente me enfadaría, y mucho, porque me parecería una tomadura de pelo». En cuanto comenzaron la terapia, enseguida dejó de tener ataques de rabia; «a las pocas semanas empezaron los microgestos faciales y a los pocos meses empezó a sonreír».

El porqué Maxi y Esther, su mujer, se embarcaron en esta aventura solo se explica escuchando la alternativa: «La Xunta solo nos ofrecía drogas y paciencia». Xabi nació en diciembre del año 2000 y tardó mucho en hablar, tanto que a los tres años los padres buscaron ayuda, pero los médicos les aconsejaron esperar hasta los cinco. Fue entonces cuando entró en la unidad de salud mental infantil de Vigo, donde reside la familia, y después de tres años de pruebas le diagnosticaron Asperger.

Maxi y Esther se pusieron en contacto con asociaciones de padres de autistas en Estados Unidos, Gran Bretaña y en España, con sede en Barcelona, AVA (Asociación Vencer el Autismo). Y allí descubrieron el protocolo DAN: «Estos niños -resume Maxi- tienen problemas para asimilar metales y vitaminas, y su intestino es muy permeable a los tóxicos. Nacen con el intestino de un hombre de noventa años». La solución ha sido modificar su dieta: «No toma gluten ni la proteína de la leche (ni de vaca ni de soja), tampoco levadura y por supuesto nada de conservantes. Come como nuestros abuelos cuando eran niños». Además, se le añaden suplementos: «Tenemos que darle vitamina B6 y B12, apenas tiene cobalto y no absorbe el magnesio; y también ha de tomar suplementos de hierro, calcio y zinc». Cada seis meses se somete a una analítica y controles. El paso que les queda ahora es eliminar los «metales pesados que tiene, como el mercurio».

«Xabi es el niño más bueno del mundo, el más educado y amable», dice emocionado Maxi, que recuerda que los otros niños gallegos del protocolo DAN también mejoraron mucho, aunque «Xabi ha tenido la mejor evolución, pero es que nosotros somos muy estrictos». De hecho, «nuestros peores enemigos -dice entre risas- son los abuelos y las tías con sus chucherías».

 

Extraído de http://www.lavozdegalicia.es/sociedad/2009/06/13/0003_7781907.htm