El Profesor Meirleir describe el uso del GcMAF en el tratamiento del Síndrome de Fatiga Crónica y en el tratamiento del Autismo

El Profesor K De Meirleir habla sobre las similitudes entre las enfermedades de Fibromyalgia / Síndrome de Fátiga Crónica y el autismo, junto con el hecho de que los pacientes con Fibromyalgia / Síndrome de Fátiga Crónica tienen 30 veces más probabilidades tener un niño que sufre de autismo.


Profesor K De Meirleir

El Dr. De Meirleir es bien conocido en la profesión médica por su tratamiento de la Fibromyalgia / Síndrome de Fátiga Crónica, y es un firme defensor del poder de GcMAF y describe la razón de ser de la terapia de GcMAF. Su hermana Linda De Meirleir es profesora de Neurología Pediátrica en Bruselas y está replicando el trabajo realizado por el Dr. Bradstreet en el tratamiento del autismo con First Inmune GcMAF.

AUTISMO
85% respondieron y el 15% se recuperaron

Según www.gcmaf.eu el Dr Bradstreet ha tratado a más de 2.000 niños autistas con GcMAF y los resultados están comprobados. En el 15% de los casos de pacientes con autismo el GcMAF no produce ninguna diferencia. Sin embargo, el 85% de los pacientes con autismo mejora, aunque sólo sea un poco, y de entre éstos el 15% se recuperan completamente. En total ya son 3.000 niños que han sido tratados con GcMAF con resultados similares.

El Dr. Bradstreet ha publicado un artículo: "Las observaciones iniciales de actividad elevada de Alpha-N-acetilgalactosaminidasa asociada con el autismo y reducciones observadas de la proteína GC- inyecciones de factor activador de macrófagos", que es innovador en sus descubrimientos.

Con la colaboración del Dr. Bradstreet fue publicado un artículo pionero en "Frontiers in Neurology" en el 02 de enero 2014, donde fue indentificado, por primera vez, la parte en el cerebro humano en el que reside el autismo.

El autismo puede ser causado por la vacuna de el sarampión, paperas y rubéola (SPR) y otras vacunas introduciendo virus y mercurio en los niños. La escasez de lípidos puede contribuir.

Otro tribunal italiano ha concedido € 178.000 contra el gobierno a una familia cuyo hijo contrajo el autismo tras la vacuna de el sarampión, paperas y rubéola.

Estos virus sabotean el sistema inmunológico mediante el envío de Nagalase para evitar la producción de GcMAF del niño.

El autismo es generalmente una enfermedad viral en mayor o menor medida, con virus en el cerebro y el estómago. En el 15% de los niños los virus son insignificantes, y GcMAF probablemente no hará mejorar a los pacientes. Sin embargo, en el 85% los virus están involucrados, y estos pacientes responderán al tratamiento con GcMAF. En el 15% de los casos el autismo es principalmente una enfermedad viral, y en estos casos, los niños pueden recuperarse completamente.

Los niños pueden comenzar a responder al de 5 semanas. Si no ocurre nada en 16 semanas, puede que su autismo no sea viral viral. Si responden, el GcMAF se debe continuar por lo general durante 24 semanas, u 8 semanas después de que parezcan estar recuperados, para garantizar que los virus se hayan erradicado completamente.

El GcMAF simplemente reconstruye el sistema inmunológico, que ataca a los virus que causan el autismo. Las mejoras en el niño se ven a menudo en tan sólo cinco semanas - casi al mismo tiempo que a menudo se necesita para erradicar definitivamente el virus del herpes.

¿Qué mejoras notaron los padres?

Lo que notaron más los padres fue una mejora de las capacidades cognitivas: atención y concentración, el aprendizaje y la comprensión, la receptividad y la conciencia del medio ambiente y la gente a su alrededor, en el lenguaje receptivo (comprender además nuevas y complejas oraciones de los padres y adultos) y el lenguaje expresivo (capacidad de pronunciar las primeras palabras, o aumentar el número de palabras conocidas, o mejorar la imitación, el lenguaje y la fluidez del habla), habilidades sociales (dispuestos a interactuar y comunicarse con sus compañeros).

Por último, también informaron de mejoras en el comportamiento: menos hiperactivos, menos estereotipadas, más cooperativas y compatibles.

Los 4 niños que tenían efectos secundarios mostraron hiperactividad, agitación y agresividad, incluso con dosis bajas, que desapareció por completo después de dejar el GcMAF.

Es interesante ver que los niños que ya muestran un comportamiento aberrante pueden mejorar el mismo comportamiento que parece empeorar en los niños que muestran efectos secundarios.