Descubrimientos sobre las Metalotioneinas

En Febrero del año 2000, William Walsh, Ph. D del Centro de Tratamientos Pfeiffer, hizo varios estudios, y aunque aún no hay ninguna investigación oficial que lo respalde, descubrió que:

A. La mayoría de los pacientes autistas muestran evidencias de disfunciones de la metalothioneina

B. La mayoría de los hallazgos clásicos del autismo, pueden ser explicados por la disfunción de la misma. Los variados roles de la metalothioneína (MT), incluyen su participación en los siguientes procesos:

  • Regulación de los niveles de zinc y cobre sanguíneos
  • Detoxificación de mercurio y otros metales tóxicos
  • Desarrollo y funcionamiento del sistema inmunitario
  • Desarrollo adecuado de las neuronas cerebrales
  • Prevención del sobrecrecimiento de levaduras en el intestino
  • Producción de enzimas que metabolizan la caseína y el gluten
  • Respuesta a la inflamación intestinal
  • Producción de ácidos gástricos
  • Discriminación de texturas y sabores en el epitelio de la lengua
  • Control del comportamiento y función del Hipocampo
  • Desarrollo de la memoria emocional y socialización

Walsh concluyó que la disfunción podría ser la principal causa de autismo y propuso que éste es el resultado de la intersección de dos factores:

A. Un defecto genético que involucra el funcionamiento defectuoso de la MT

B. Una agresión externa durante el desarrollo temprano que inactiva la MT
Este modelo está en armonía con el concepto de autismo como enfermedad genética, y además coincide con los reportes de un notable aumento en la incidencia de autismo en años recientes.