Un niño de Sueca multiplica por diez los niveles de mercurio en su organismo

Su madre se une a otros tres casos más en la Ribera y asegura que las vacunas. son la causa principal de esta intoxicación

21.08.09 - DESA BATALLER | ALZIRA

Mario, Guillem, Mireia y ahora Llorenç. Estos cuatro niños de la Ribera tienen una  cosa  en común, sus padres creen que su autismo es consecuencia directa de las vacunas que recibieron cuando eran pequeños. La última en llegar a esta conclusión ha sido Lucía, la madre de Llorenç.

Esta vecina de Sueca reconoció que, al ver las noticias aparecidas al respecto durante este verano, «empecé a pensar que el caso de mi hijo era prácticamente el mismo, por eso le hicimos enseguida las pruebas del mercurio». Este mismo mes recibió los resultados. «Mi hijo tiene en su cuerpo un nivel 11 de mercurio, cuando lo normal es un nivel de 0,4», asegura.

Llorenç tiene 11 años, «pero parece un bebé», explica su madre. Padece un grave retraso mental y nunca ha hablado. «Nosotros empezamos a notar que algo iba mal a partir de la primera vacuna que le suministramos con poco más de mes y medio. A partir de ahí, todo cambió», recuerda Lucía.

En la segunda vacuna «ya no quisieron inyectársela porque vieron algo extraño y
tuvimos que hacerle diversas pruebas». Sin embargo, reconoce Lucía, «aún no le  han diagnosticado que padezca autismo».
«Nunca se nos hubiera pasado por la cabeza que existiese relación entre las vacunas y las dolencias que padece mi hijo, pero después de lo que nos han explicado, no creo que sea tan raro», comenta Lucía.

Esta madre, tras ver los distintos casos aparecidos en los medios de comunicación, se puso en contacto con las familias que se han unido para reclamar una solución. «Asistí a la reunión que se celebró en Ibi y pienso llegar hasta el final», asegura Lucía.


Salud Pública

Por ahora, la lucha de estos padres parece que esta dando sus frutos. A finales del
pasado mes de julio, un grupo de padres se reunión con el director general de Salud
pública, Manuel Escolano, «y se mostraron muy interesados en nuestros casos»,  explica Manuel García, padre de uno de los niños afectados.

«Aunque ellos no reconocen en ningún momento que las vacunas sean las  causantes del autismo de nuestros hijos, se han mostrado interesados en colaborar para encontrar una solución», asegura Manuel.

Entre otras peticiones, estos padres solicitan conocer los lotes exactos de las vacunas que se le suministraron a los niños, un apoyo económico para las familias, «yo me gasto 289 euros al mes sólo en el tratamiento», destaca Manuel, y que la evolución de estos menores sea recogida de forma oficial. «Es necesario que otros padres, en la misma situación, conozcan la evolución que están sufriendo nuestros hijos gracias al protocolo DAN», afirma Manuel.

Otros dos casos están pendientes de confirmar en la comarca.

TRATAMIEMTO
laribera@lasprovincias.es
Protocolo DAN
Menor: Se le hace una analítica muy exhaustiva para saber si existe intoxicación.
Después se trata su sistema digestivo mediante una dieta libre de gluten y cafeína.