Articulo: Implicaciones de la intoxicación por mercurio

Mar, 14/06/2011 - 12:14

Generalidades

El mercurio puede encontrarse en diversidad de minerales, yacimientos y en una gran variedad de estados físicos y químicos, cada uno de ellos tiene toxicidad diferente y sus aplicaciones en la industria, la agricultura y la medicina requiere de distintas evaluaciones. En Colombia es de gran importancia su estudio por el uso indiscriminado que se hace del mercurio metálico durante los procesos de “amalgamación” del oro durante la actividad minera de extracción de oro en varias zonas de nuestro país, constituyendo un riesgo tóxico para los seres humanos y todos los ecosistemas terrestres y acuáticos. Estados del mercurio

• Mercurio metálico o elemental, es usado en la extracción de oro y plata, en amalgamas dentales y en una gran variedad de elementos de medición de temperatura y presión en medicina y en la industria.

• Mercurio inorgánico o Sales de Mercurio son utilizadas como antiséptico en quemaduras, y fueron alguna vez utilizadas como diuréticos.

• Organomercuriales, han sido utilizados como fungicidas y antisépticos. El más importante desde el punto de vista tóxico es el metilmercurio, el cual puede acumularse en las especies acuáticas debido a la contaminación ambiental. En los años cincuenta una planta química cercana a la Bahía de Minamata (Japón) descargó alta cantidad de residuos mercuriales en el mar, lo cual contaminó el plancton y el pescado que fue consumido posteriormente por los habitantes locales, originando una intoxicación masiva de características catastróficas, con 121 afectados, 46 muertos y muchos niños con daños severos en el sistema nervioso central.

CUADRO No. 1
OCUPACIONES QUE PRESENTAN RIESGO POTENCIAL
DE EXPOSICIÓN AL MERCURIO

 

MERCURIO METÁLICO MERCURIO INORGÁNICO MERCURIO ORGÁNICO
Odontólogos Desinfectantes Bactericidas
Mineros y Joyeros Explosivos Fungicidas
Fotógrafos Taxidermistas Farmacéuticos
Ceramistas Laboratoristas Técnicas histológicas
Refinerías de Mercurio Fabricantes de vinilos Pesticidas
Fabricantes de pinturas Curtidores Embalsamadores
Procesadores de papel Procesamiento de pieles Recolectores de granos
Fabricantes de amalgamas Fabricantes de tintas Agricultores
Procesamiento de plata   Insecticidas
Procesamiento de bronce    
Productos con cloro    
Termómetros    
Aux. Odontología    

 

Desde el punto de vista de la salud humana, las formas más importantes son el mercurio metálico en estado de vapor, las sales de mercurio y los derivados orgánicos de alquilmercurio de cadena corta, cuyo principal compuesto es el metilmercurio.

 

 

Toxicocinética

Vías de absorción, distribución y eliminación

Mercurio metálico:

La absorción de esta forma de mercurio se efectúa principalmente a través de inhalación de sus vapores. Cuando se presenta en forma líquida puede ser absorbido por vía dérmica, aunque no se conoce su proporción. En su forma líquida, no sufre una absorción significativa en el tracto digestivo. En casos de administración endovenosa plena de mercurio, se observa de inmediato embolia pulmonar, sin que haya dado tiempo de presentar otros efectos sistémicos.

 

 

La exposición a los vapores de mercurio produce una alta concentración de mercurio en los pulmones, el que es absorbido en su mayor parte (80%). Desde los pulmones el mercurio metálico se distribuye por la sangre y se acumula en altas concentraciones en el cerebro y los riñones. La piel, el pelo, el hígado, las glándulas salivales, los testículos y el intestino, muestran también presencia del mercurio, pero en menor cantidad; atraviesa fácilmente la barrera hematoencefálica y placentaria.

La vida media del mercurio en el organismo puede variar de pocos días hasta varios meses. Los órganos que acumulan mercurio por más tiempo son el cerebro, los riñones y los testículos. La eliminación se hace en pequeña cantidad a través de la exhalación en forma de vapores por la vía respiratoria. La mayor cantidad es eliminada a través de las heces y la orina; pequeñas cantidades se eliminan a través del sudor, el pelo, la saliva y las lágrimas. La mayor parte es excretado dentro de los 60 días; sin embargo, una pequeña parte acumulada en el cerebro puede tardar hasta un año en ser eliminada.

Sales inorgánicas del mercurio: La más común es el cloruro de mercurio. Estos compuestos son corrosivos y en bajas concentraciones se absorben por vía gástrica. Las posibilidades más frecuentes de absorción de los compuestos inorgánicos del mercurio son a través de la vía digestiva y en ocasiones también por inhalación. En la piel causan irritaciones graves y la absorción es importante. Después de su absorción estos compuestos pasan a la sangre y se distribuyen por plasma, eritrocitos, se unen a proteínas plasmáticas y grupos sulfhidrilos. Gran parte se deposita en riñón y el resto en hígado, tracto gastrointestinal, bazo y testículos. La afinidad del mercurio metálico y de las sales mercuriales en el riñón se debe a la presencia en él de una proteína de bajo peso molecular, la metalotioneína, que tiende a unirse activamente con el mercurio. No atraviesan la barrera cerebral; solo trazas pueden alcanzar el cerebro. La eliminación de estos compuestos se efectúa principalmente a través de las heces y secundariamente por la orina. La vida media ha sido determinada en 42 días para el 80% de lo absorbido, en tanto que para el 20% restante no se ha determinado.

Compuestos orgánicos del mercurio: Interesan los compuestos que son utilizados en medicamentos, en fungicidas y los derivados de metilmercurio que se encuentran en el ambiente. Ingresan fácilmente al organismo por las vías respiratoria, digestiva y dérmica. Una vez absorbidos se unen a otras sustancias orgánicas por medio de los grupos sulfhidrilos. Se acumulan en cerebro y demás órganos manteniendo incluso una concentración elevada en sangre. El metil mercurio se acumula en mayor proporción en hígado y cerebro;

los compuestos orgánicos por su liposolubilidad atraviesan con facilidad las membranas biológicas, pasando fácilmente la barrera hematoencefálica y la placenta. Una gran cantidad de este mercurio absorbido sufre un proceso de desmetilación que da origen a una alta concentración de mercurio inorgánico en riñón e hígado. La eliminación se efectúa a través de heces y orina. La vida media se ha calculado de 100 a 190 días.

Por Myriam Gutiérrez de Salazar, MD.*

Extraido de http://www.encolombia.com/medicina/academedicina/academ26265-implicaciones.htm