Dentistas franceses se alejan del uso de las amalgamas de mercurio

Mié, 02/03/2011 - 12:23
Suecia, Noruega, Dinamarca y Alemania han prohibido o restringido su uso. La Comisión Europea pronto podrá solicitar su eliminación.

 

Extracto del artículo:

¿Deberíamos estar preocupados por nuestras amalgamas dentales? El material utilizado para reparar el daño producido en las piezas dentarias es la amalgama dental, aleación metálica con mercurio, una sustancia tóxica. La mayoría de personas en Francia viven con amalgamas de mercurio, probablemente sin darse cuenta. Los médicos y los pacientes son cada vez más críticos de las amalgamas dentales, presuntas responsables de determinados trastornos autoinmunes y neurológicos, tales como la enfermedad de Alzheimer. El Dr. Michèle Panetier, un dentista en París, dejó de usar las amalgamas hace 15 años. "Como medida de precaución prefiero no usarlos para mis pacientes", dice.

"Debemos prestar atención a los materiales que utilizan los odontólogos en nuestras bocas. Las pruebas de toxicidad son necesarias para garantizar la inocuidad y compatibilidad en nuestros cuerpos. Esto excluiría de inmediato al mercurio, el cual tiene varios efectos tóxicos comprobados. Sin embargo, está cubierto por la Seguridad Social"

— Marie Grosman
Asesora de Non au Mercure Dentaire
Miembro de Réseau Environnement et Santé (RES)

Algunos países - Suecia el año pasado y Noruega, Dinamarca y Alemania, han prohibido o restringido el uso de las amalgamas de mercurio. Pero Francia y el Reino Unido no. La Comisión Europea publicará los resultados de su exámen sobre las amalgamas dentales en marzo. En un informe preliminar, la empresa encargada del estudio, Bio Intelligence Service, recomienda en Europa la eliminación gradual del mercurio en odontología.

“Tener metales pesados en la boca es una fuente de sustancias tóxicas, que para algunos pacientes genéticamente predispuestos puede aumentar el riesgo de enfermedades como la esclerosis múltiple", dice el neurólogo Bernardo Aranda, quien está completamente a favor de una prohibición.

"La primera medida debería ser la prohibición del mercurio en amalgamas", dice Marie Grosman, profesora de ciencias, asesora científica de la organización Non au Mercure Dentaire y miembro de la organización Réseau Environnement et Santé (RES) . "Debemos prestar atención a los materiales que utilizan los odontólogos en nuestras bocas. Las pruebas de toxicidad son necesarias para garantizar la inocuidad y compatibilidad en nuestros cuerpos. Esto excluiría de inmediato al mercurio, el cual tiene varios efectos tóxicos comprobados. Sin embargo, está cubierto por la Seguridad Social". Según Grosman, "el mercurio pasa a través de la placenta, porque el mercurio dental se encuentra en el cordón umbilical y en los órganos del niño en desarrollo".

Una relación de causalidad entre la exposición al mercurio dental y la aparición de la enfermedad es difícil de establecer, de acuerdo con varias organizaciones, incluyendo WWF-Francia, RES y Générations Futures. Sin embargo, para aquellos de ustedes que tienen amalgamas de mercurio es preferible no precipitarse al dentista para que las remueva". "La eliminación descuidada puede ser más peligrosa debido a la cantidad de mercurio liberado en poco tiempo", advierte Grosman. “En Francia 40,000 dentistas la utilizan cada vez menos por dos razones: la preocupación sobre el mercurio los ha hecho prudente, pero también por razones de estética", dice Michel Goldberg, el portavoz de la Asociación Dental Francesa (ADF).

Un informe publicado por la Agencia Francesa de Seguridad de Productos Sanitarios (AFSSAPS) en 2005 concluyó que las amalgamas de mercurio eran inofensivas.

Tres años después, la Ministra de Salud Roselyne Bachelot aseguró en el Consejo Superior de la Magistratura francés que "la cantidad de mercurio liberado en el organismo por una amalgama dental es muy pequeño y muy por debajo del umbral en el que se pueden observar efectos tóxicos." Ella agregó: "No conocemos ningún caso comprobado de un paciente que haya sufrido una intoxicación mercurial por las amalgamas dentales".

Sin embargo AFSSAPS recomienda que las mujeres embarazadas o en período de lactancia y cualquier persona con problemas renales, debe evitar amalgamas de mercurio”. "No hay riesgo para la salud", dice el Dr. David Siarri, un dentista de París, pero al mismo tiempo admite que utiliza " muy pocas amalgamas dentales y sólo en determinados casos"

¿Entonces cuáles son las alternativas a las amalgamas dentales? Obturaciones cerámicas químicamente neutras son la mejor solución, según los expertos. El problema, al menos en Francia, es que la cobertura del seguro de salud pública para este tipo de tratamiento es muy pobre.
Los otros métodos también conllevan riesgos para la salud. "Más de 40 sustancias pueden formar parte de la composición en los materiales alternativos, lo que aumenta los riesgos potenciales de compuestos que causan alergias, mutaciones, cáncer y otros trastornos", según la revista ADF. “Las resinas liberan monómeros que pueden afectar las encías o la pulpa dental", dice Goldberg.

"La tecnología dental está cambiando muy rápido. Hay mucho para hablar sobre obturaciones, pero debemos tener cuidado con todos los materiales utilizados en la odontología", dice Siarri. Entonces, ¿qué vamos a hacer? ". "No existe una solución universal", dice Goldberg: "La verdadera prioridad es prevenir las caries dental."

Extraído de : http://www.guardian.co.uk/world/2011/feb/08/mercury-fillings-europe-rest...

 

15 de Febrero de 2011, Le Monde, Francia
Por Pascale Santi