En Francia, se ha prohibido la publicidad de Gardasil como vacuna contra el cáncer cervical de útero

Vie, 14/01/2011 - 23:13

Las autoridades han prohibido un anuncio que ensalzaba las virtudes de Gardasil, una vacuna contra el cáncer cervical de útero, de eficacia no probada

La publicidad que ensalzaba demasiado a Gardasil, la vacuna de Sanofi Pasteur contra el cáncer cervical de útero, fue prohibida. Basta con leer el Diario Oficial del 22 de septiembre para comprender que no están del todo convencidas de la eficacia de este producto.

Se acusa a Sanofi Pasteur en la revista semanal Impacto Médico de hacer publicidad falsa de la vacuna Gardasil. Cuando se le preguntó a la empresa Sanofi Pasteur sobre este asunto, dijo que tomaba nota pero se negaba a hablar. La Agencia Francesa de Seguridad de los Productos de Salud (AFSSAPS) sí tiene una explicación sobre esta prohibición:

Con los datos que actualmente tenemos, no hay suficientes estudios que muestren el efecto preventivo de la vacunación sobre este tipo de cánceres, cuando el tiempo medio entre la infección y la aparición del cáncer es de quince a veinticinco años.”

Por lo tanto, no está claro que Gardasil prevenga el cáncer de cuello uterino. Resulta asombroso que el 65% sea desembolsado por el seguro de salud y se recomiendan campañas educativas financiadas por los laboratorios...

Recuerde que el cáncer de útero está causado por el VPH ( virus del papiloma humano). La vacuna protege contra cuatro genotipos de este virus.

El impacto real se conocerá dentro de una década

¿Cómo se explica que se produzca un reembolso y se diga que la vacuna no ha probado su eficacia? Como ya escribimos hace año y medio, los beneficios obtenidos no son los que se esperaban.

Las autoridades sanitarias dicen que el contrato para su autorización fue emitido por la Agencia Europea del Medicamento (EFSA), a raíz de las pruebas presentadas por el laboratorio. Después los servicios médicos lo consideraron importante, pero la mejora en el historial clínico se describe como moderado ( en relación con el frotis). Las autoridades sanitarias nos ponen sobre la pista. Así en “Evaluación y recomendaciones”, con fecha del noviembre pasado, se puede leer:

El verdadero impacto de la vacunación no se podrá conocer hasta por lo menos dentro de 10 años desde que las niñas son vacunadas a los 14. La primera vacuna, por lo tanto, no pasará un primer cribado hasta 10 años después ( la prueba de Papanicolaou se realiza a partir de los 24 años)”.

En el mismo documento, en la página 22, de dice:

El aumento de la tasa de cobertura (mediante frotis) desempeña un importante papel en la disminución del número de cánceres y de la mortalidad, asociada al aumento de la tasa de cobertura de la vacuna”.

Algunos médicos han decidido no aconsejar la vacuna, sino más bien se inclinan por supervisar de forma periódica el frotis cervical.

Conflictos de interés en las Autoridades sanitarias

Para entender mejor por qué las autoridades sanitarias dieron el plácet a la vacuna, se debe mirar a las presiones que ejercieron los laboratorios, en este caso, Sanofi Pasteur, el gigante farmacéutico francés.

Las más relevantes vinieron por parte de los expertos. Así, en el Grupo de Trabajo sobre estrategias para la detección del cáncer cervical de útero, que se reunió durante más de un año para informar de las políticas públicas, se sentaban personas con varias chaquetas. Por citar algunos ejemplos:

  • Jean-Jacques Baldauf, en cuya declaración de conflictos de interés dijo que es investigador principal en la elaboración de Gardasil de Sanofi Pasteur;

  • su colega Brigitte Letombe, que también forma parte de los laboratorios que fabrican la vacuna, que se indica como “otros” en la larga lista de conflictos de interés, trabajando para Sanofi en enero de 2009.

Sin prejuzgar su imparcialidad, resulta cuestionable que las políticas de salud pública estén inspiradas por médicos que mantienen una relación económica con los laboratorios.