Leche y lacteos relacionados al autismo, y la esquizofrenia

Sáb, 29/10/2011 - 14:54

Aunque las vacunas son la principal causa: Solo en el 2008 más de 500,000 estadounidenses padecian alguna forma de autismo, de acuerdo con la Autism Society of America. La discapacidad de desarrollo aparece típicamente durante los tres primeros años de vida y se caracteriza por problemas para interactuar y comunicarse con los demás. Muchos individuos presentan movimientos corporales repetitivos, tales como aleteo con las manos o mecerse, y se resisten a los cambios de rutina. En algunos casos, pueden mostrar comportamientos agresivos o autolesivos. La esquizofrenia se caracteriza por alteraciones en el pensamiento, reacción emocional y comportamiento, y es la forma más común de la enfermedad psicótica. Resultados de dos estudios en animales indican que el autismo y la esquizofrenia están relacionados con la incapacidad de una persona para descomponer apropiadamente un proteína que se encuentra en la leche.


Fuente de la información: Dr. Mercola. Por sus conocimientos en una variedad de temas de salud, fue entrevistado por: Today Show, CNN, ABC's World News Tonight, El Dr. Oz Show, Noticias de la CBS, NBC y ABC. La revista Time, la revista Forbes, decenas de entevistas por radio etc. Mercola además es autor de dos grandes Bestsellers del New York Times, The Great Bird Flu Hoax (La Gran Estafa de la Gripe Aviar) y nd The No Grain Diet (La Dieta sin Grano).

      Más de 2 millones de estadounidenses padecen esquizofrenia, según el Instituto Nacional de Salud Mental. Las personas con esquizofrenia a menudo oyen voces internas, o creen que otros están leyendo su mente, controlando sus pensamientos o planeando hacerles daño. Además, su lenguaje y comportamiento pueden ser tan desorganizado que aveces resulta incomprensible o espantoso para los demás.

      Los resultados de dos estudios en animales indican autismo y la esquizofrenia podrían estar relacionados con la incapacidad de una persona para descomponer apropiadamente un proteína que se encuentra en la leche. Este problema digestivo podría inducir los síntomas de los trastornos, cuya base ha sido largamente debatida.La  investigación fue realizada por el fisiólogo de la Universidad de Florida, el Dr. J. Robert Cade.

      Cuando no se descompone, la proteína de la leche produce exorfinas, como la morfina, compuestos que van directo a las áreas del cerebro conocidas por estar involucradas en el autismo y la esquizofrenia, puntualmente, las células de la disfunción. Los hallazgos en animales sugieren un defecto intestinal.

      El mal funcionamiento de una enzima sería la causa.

      Los resultados preliminares de este estudio - que mostró que un 95 por ciento de 81 niños autistas y esquizofrénicos tenían 100 veces los niveles normales de la proteína de la leche en la sangre y la orina - fueron presentados en dos reuniones internacionales.

      Los investigadores también observaron que cualquier producto lácteo debería ser excluido de la dieta. Esto incluye los helados, yogur y suero. Incluso los aromatizantes en los alimentos deberían ser evitados a menos que el procesador pueda garantizar, más allá de toda duda, que no contienen caseinato, la principal proteína de la leche. Ahora tenemos una prueba positiva de que estas proteínas están entrando en la sangre y una prueba positiva de que alcanzan áreas del cerebro relacionadas con los síntomas del autismo y la esquizofrenia.

       Los investigadores inyectaron en ratas la proteína beta-casomorfina-7, uno de los componentes clave de la leche y la parte que se coagula para hacer queso. Luego observaron su comportamiento de los animales y el tejido cerebral, examinado si las sustancias se acumulaban allí. La Beta-casomorfina-7 fue adoptada por 32 áreas diferentes del cerebro, incluyendo las secciones responsables de la visión, audición y comunicación. Esto podría explicar algunas de los sintomas que uno ve en el autismo y la esquizofrenia, como las alucinaciones.

Si una parte del cerebro emite una falsa señal a causa de casomorfina, esto podría dar lugar a que la persona vea algo que no está realmente allí, ya sea una alucinación visual o auditiva.

      Existe una serie de comportamientos que la rata tiene después de ser inyectada con beta-casomorfina-7, que son básicamente las mismas que uno ve en un ser humano con autismo o esquizofrenia.

      Si usted hace un ruido al lado de la jaula de una rata, esta normalmente sabrá de dónde viene. Pero las ratas tratadas con beta-casomorfina-7 no lo hacen - no se enteraron de que una campana sonaba por encima de ellas. Esto resultó muy importante para los investigadores, porque muchas madres de niños autistas comentan que a veces parecen ser completamente sordos - hablan con sus hijos y ellos no parecen oírlas.

      Los investigadores sospechan que el proceso comienza en el intestino, donde el cuerpo absorbe la proteína cuando una persona ingiere alimentos que la contienen.

      Los expertos piensan que este proceso se vinculado a la producción de anticuerpos en el intestino cuando una persona come algo a lo que es sensible. Tanto las personas con esquizofrenia como las personas con autismo tienen una alta incidencia de ciertos anticuerpos, y una alta incidencia de diarrea, lo que apunta a un trastorno intestinal. Así que los investigadores creen que con el autismo y la esquizofrenia, el trastorno fundamental es en el intestino, y que los pacientes estuvieron absorbiendo beta-casomorfina-7, que normalmente se descompone en el cuerpo como los aminoácidos, en lugar de cadenas de péptidos de 12 aminoácidos, durante mucho tiempo.

Fuente Dr. Mercola: "Milk Linked to Autism, Schizophrenia"

Monsanto y la Hormona de Crecimiento Bovino: Los productos geneticamente modificados de Monsanto no hacen más que potenciar cualquier proteína dañina en la leche, provocando además, cancer, tumores, e infertilidad, además de destruir el sistema inmunologico.