Probióticos

Los antibióticos son una ayuda maravillosa para combatir muchas infecciones; desafortunadamente, muchas veces abusamos de ellos pues no se tiene el cuidado de repoblar el intestino que pierde también las bacterias benéficas al utilizarlos.
Nuestro intestino es un microecosistema que, al igual que otros ecosistemas, ha sido alterado por el hombre. La flora normal compuesta por bacterias y hongos (levaduras) pierde su equilibrio, trayendo como consecuencia, la sobrepoblación de levaduras o bacterias nocivas anaeróbicas, que favorecen la aparición de una condición llamada Intestino permeable.
 
Existen gran cantidad de cepas de bacterias benéficas ( lactobacilos acidófilus, rhamnosus,lactobacilos GG, L. casei, bifidobacterium bifidum, etc. ), que nos devolverán el equilibrio intestinal y evitarán problemas mayores como la aparición de alergias o intolerancias alimenticias, la propagación de péptidos opiáceos, de sustancias nocivas como lo son las excreciones que estos organismos producen y que son altamente dañinas para el Sistema Nervioso y el Sistema Inmune.